2

Mona de Pascua Red Velvet Layer Cake

Red Velvet Layer Cake

Si, llega tarde, muy tarde. Pero siempre me he creido el dicho de más vale tarde que nunca y sobretodo si con la repostería tiene que ver.

Sin ninguna duda este es mi bizcocho preferido. Ya sea en Layer Cake, como es el caso, en cupcakes o en un bundt. Los que hayáis probado un Red Velvet sabéis de lo que estoy hablando, este bizcocho tiene algo que lo hace especial. Si, es de chocolate, pero no es un bizcocho de chocolate cualquiera. Los que tengan sus dudas ya saben, la mejor manera de comprobarlo es haciéndolo. Me arriesgo a decir que no os arrepentiréis.

En esta ocasión hice un Red Velvet Layer Cake que hiciera de mona de pascua. Vamos, que es un layer cake normal pero poniéndole huevos de chocolate, pollitos y plumas de colores para decorar. Pero toda excusa es buena para ponerse manos a la obra con esta maravilla de bizcocho.

Ingredientes para el bizcocho:

– 240 ml de aceite de maíz

– 240 ml de buttermilk

– 2 huevos

– 2 cucharadas de colorante rojo (yo le acabé poniendo medio bote)

– 1 cucharadita de extracto de vainilla

– 1 cucharadita de vinagre blanco

– 1 cucharadita de bicarbonato

– 3/4 de cucharadita de sal

– 40 gr de cacao puro en polvo

– 350 gr de harina

– 250 gr de azúcar

Empezamos con el paso a paso!

– Primero de todo como siempre precalentamos el horno, esta vez a 175º.

– Yo he usado tres moldes de 18cm de diametro. Con papel de hornear en la base, se engrasa bien todo el molde.

– Tamizar la harina, el azúcar, el bicarbonato, la sal y el caca en polvo. Reservar.

– Mezclar el aceite, el buttermilk, los huevos, el colorante, el vinagre y el extracto de vainilla.

Red Velvet

Red Velvet

– Añadir en tres veces los ingredientes secos a los líquidos, sin mezclar en exceso, simplemente hasta que estén bien integrados todos los ingredientes.

Red Velvet

– El reparto de la masa en los tres moldes ha de ser lo más equitativa posible. Yo pesé el total de la masa y luego lo repartí (lo mejor que pude) en los moldes.

– Horneamos durante 25-30 minutos, como siempre antes de retirarlo comprobamos con un palillo que estén bien horneados, si sale húmedo los dejaremos horneando durante 5 minutos más y volvemos a comprobar.

– Dejamos enfriar dentro del molde durante 10 minutos, antes de desmoldar. Dejaremos enfriar los bizcochos sobre una rejilla durante 45 minutos aproximadamente. Para que la miga se asiente, envolvemos en papel film los bizcochos (separados) y los dejamos toda la noche en la nevera.

Ingredientes para la crema de queso:

– 400 gr de queso crema

– 125 gr de mantequilla a temperatura ambiente

– 350 gr de azúcar glasé

– 2 cucharaditas de extracto de vainilla

– 2 cucharadas de colorante blanco (opcional)

Mezclamos todos los ingredientes hasta que obtengamos una crema uniforme.

Para montar el layer cake, yo lo hago directamente en el stand en el que lo voy a presentar, porque no tengo stand giratorio para preparar este tipo de cakes.

Montarlo es más sencillo de lo que parece. Lo primero que tenemos que hacer es quitarle los “picos” a los bizcochos, con un cuchillo los dejamos planos. Esto que se quita yo lo guardé para decorar después el cake.

Empezamos poniendo el primer bizcocho en el stand y le añadimos encima un par de cucharadas de la crema de queso y alisamos, ponemos el segundo encima y repetimos. Lo mismo con el tercero. Ahora que ya tenemos los pisos montados hay que cubrirlo con la crema de queso por fuera, intentando que quede lo más liso posible.

Yo hice migajas los picos que había cortado de los bizcochos y estas las espolvoré por encima de la crema de queso.

Red Velvet

Y el Layer Cake ya está listo para servir.

 

Elena!

Anuncios
Estándar
1

Red Velvet Cupcakes

Recuerdo perfectamente que esta fue la primera cupcake que comí. Fue en el año 2008, en la Magnolia Bakery de la Sexta Avenida de Nueva York. Y la culpable de que ahora me guste tanto esto de la repostería. Me sorprendió tanto su color rojo que no pude evitar elegirla entre la gran variedad de cupcakes de la pastelería.

Los que hayáis probado las Red Velvet sabéis que tienen un sabor especial. Si, son de chocolate, pero no se parecen en nada a las Cupcakes clásicas de chocolate. Para saber a que sabe una Red Velvet, hay que probarla.

Esta receta hace tiempo que la hice, ya que fue la receta con la que me estrené en la repostería (no podía ser otra).

Después de buscar y buscar por internet la “receta perfecta”, me decidí por adaptar una receta de Bea de un Red Velvet Bundt Cake, ya que los comentarios que había leido de ella por la red no podían ser mejores.

Ingredientes (24 cupcakes aproximadamente):
– 240 ml de aceite de oliva
– 240 ml de buttermilk
– 2 huevos
– 2 cucharadas de colorante rojo
– 1 cucharadita de vinagre blanco
– 1 cucharadita de extracto de vainilla
– 1 cucharadita de bicarbonato sódico
– 3/4 cucharadita de sal
– 40 gr de cacao puro en polvo
– 350 gr de harina todo uso
– 250 gr de azúcar

Comenzamos precalentando el horno a 175º y colocando los papelitos de las cupcakes en el molde metálico.

Tamizar la harina, la sal, el bicarbonato, el azúcar y el cacao. Reservar.

Batimos el aceite, el buttermilk, los huevos, el colorante, el vinagre y el extracto de vainilla hasta que se hayan integrado.

Se añaden los ingredientes secos a los líquidos, poco a poco hasta que se hayan incorporado completamente a velocidad baja.

Rellenamos 2/3 de los papelitos de las cupcakes y horneamos durante 15 minutos. Antes de retirarlos del horno comprobaremos que están listos insertando un palillo en el centro, si sale seco ya los podemos retirar.

Dejaremos enfriando en la misma bandeja durante unos 5 minutos y a continuación los trasladaremos a una rejilla donde dejaremos que se enfrien por completo. Mientras tanto vamos preparando la crema de queso.

Ingredientes:

– 185 gr mantequilla a temperatura ambiente
– 500 gr azúcar glass
– 2 cucharaditas de extracto de vainilla
– 250 gr queso crema a temperatura ambiente
– colorante blanco (opcional)

Batimos primero la mantequilla y la crema de queso. Añadimos el azúcar y después el extracto de vainilla.

Si queremos que nos quede más blanquito le podemos incorporar también unas gotas de colorante blanco.

Para repartir sobre la cupcake yo ulitlizo mangas pasteleras. En este caso utilicé la boquilla 1M de Wilton.