2

Muffins de mermelada de frambuesa

Aunque para mi la mermelada elegida fue mi favorita, la de frambuesas, por supuesto estas muffins se pueden hacer de la fruta que queramos.

Ingredientes:

– 110 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente

– 180 gr de azúcar

– 2 huevos

– 245 gr de harina

– 1 cucharadita de levadura

– 125 ml de leche entera a temperatura ambiente

– 1 cucharadita de extracto de vainilla

– 3 cucharadas de mermelada de frambuesas (se puede sustituir por cualquier otro sabor)

 

Los pasos a seguir son:

– Precalentamos el horno a 170º y preparamos la bandeja de las muffins con los papelitos elegidos.

– Tamizamos la harina con la levadura y reservamos.

– Batimos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar durante aproximadamente unos tres minutos con la batidora eléctrica.

 

 

– Añadimos los huevos uno a uno y mezclamos bien.

 

– Mientras batimos poco a poco incorporamos la harina en dos veces alternándola con la leche. Sin batir en exceso.

– Añadimos las tres cucharadas de mantequilla y mezclamos, pero esta vez de manera manual con una espátula.

 

– Rellenamos 3/4 partes de los moldes para muffins y horneamos durante 20 minutos.

– Antes de retirarlos del horno comprobaremos que están listos insertando un palito en el centro, si este sale limpio ya estarán, sino lo dejaremos 2-3 minutos más.

– Dejamos enfriar durante 5 minutos sobre una rejilla.

 

– Pasado este tiempo, las sacaremos del molde metálico y las dejaremos enfriar por completo sobre una rejilla.

– Antes de servir espolveré un poco de azúcar glasé por encima, esto es opcional.

 

 

 

Buen provecho!

 

Elena

 

Estándar
2

Victoria Sponge Cake

Desde que vi en la web de Comparte Postres el Victoria Sponge Cake de Dwaitt, me obsesioné con él. Supe que tarde o temprano lo tendría que hacer.

Este bizcocho tiene su origen en Inglaterra, allí es conocidísimo, vendría a ser el bizcocho de iogurt de aquí. El típico que toda madre (o no madre) sabe hacer y que está presente en las fiestas de cumpleaños de sus hijos.

Pues bien, pese a ser un bizcocho clásico (no me gusta nada la repostería clásica) este me ha encantado. El bizcocho es muy esponjoso para nada seco, y el toque de la nata y la mermelada le da un contraste estupendo.

Para más detalles solo tenéis que poneros manos a la obra 😉

Esta receta la saqué del libro The Primrose Bakery Book.

Ingredientes:

– 210 gr de harina

– 225 gr de azúcar

– 25 gr de harina de maíz (Maicena)

– 1 cucharadita de levadura

– 1 cucharadita de extracto de vainilla

– 225 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente

– 4 huevos L

– 3 cucharadas de leche

Antes de empezar preparamos los moldes. La receta está pensada para dos moldes redondos de 20 cm pero los que yo tengo son de 18, con lo que me quedaron más altos de lo que deberían, pero no por ello peores.

Engrasamos bien con aceite los dos moldes y ponemos papel de hornar en la base de cada uno de ellos.

Precalentamos el horno a 180º.

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que se haya formado una mezcla homogénea.

Sin dejar de batir añadimos uno a uno los huevo, sin añadir el siguiente hasta que el primero se haya incorporado por completo.

Agregamos la cucharadita de extracto de vainilla.

Tamizamos la harina, con la levadura y la harina de maíz. Y la incorporamos a la mezcla de la mantequilla en dos veces, alternando con la leche.

Ya tenemos la masa lista, ahora la colocaremos en los moldes intentado repartirla de la mejor manera en los dos moldes.

Horneamos durante aproximadamente 25-30 minutos, insertando un palillo antes de retirarla del horno.

La dejamos enfriar un poco en los moldes durante 5 minutos. Desmoldamos y dejamos enfriar por completo.

Mientras tanto vamos preparando el relleno:

Ingredientes:

– 3 cucharadas de nata montada (200 ml aproximadamente)

– 3 cucharadas de meremlada de frambuesa (u otro sabor)

Como podéis imaginar es muy sencillo, lo único que tenemos que hacer es montar la nata.

Cuandolos bizcochos hayan enfriado colocamos una capa de mermelada en el bizcocho que hará de base (si es necesario cortaremos con un cuchillo lo que nos sobre para dejarlo liso). Y después colocamos la capa de nata montada. Tapamos con el bizcocho superior y espolvoreamos azúcar glasé para decorar.

En mi opinión me pasé un poco con la nata, ya que al cortarlo y comerlo se salía por los lados, pero creo que lo volería a hacer igual.

Como habéis visto es una receta muy sencilla y sobretodo con grandes resultados, en mi casa no duró ni 24 horas…

También se puede utilizar utilizando un solo molde y luego cortando el bizcocho en dos partes, cuestión de gustos y de recursos.

Espero que os haya gustado.

Elena