2

Mona de Pascua Red Velvet Layer Cake

Red Velvet Layer Cake

Si, llega tarde, muy tarde. Pero siempre me he creido el dicho de más vale tarde que nunca y sobretodo si con la repostería tiene que ver.

Sin ninguna duda este es mi bizcocho preferido. Ya sea en Layer Cake, como es el caso, en cupcakes o en un bundt. Los que hayáis probado un Red Velvet sabéis de lo que estoy hablando, este bizcocho tiene algo que lo hace especial. Si, es de chocolate, pero no es un bizcocho de chocolate cualquiera. Los que tengan sus dudas ya saben, la mejor manera de comprobarlo es haciéndolo. Me arriesgo a decir que no os arrepentiréis.

En esta ocasión hice un Red Velvet Layer Cake que hiciera de mona de pascua. Vamos, que es un layer cake normal pero poniéndole huevos de chocolate, pollitos y plumas de colores para decorar. Pero toda excusa es buena para ponerse manos a la obra con esta maravilla de bizcocho.

Ingredientes para el bizcocho:

– 240 ml de aceite de maíz

– 240 ml de buttermilk

– 2 huevos

– 2 cucharadas de colorante rojo (yo le acabé poniendo medio bote)

– 1 cucharadita de extracto de vainilla

– 1 cucharadita de vinagre blanco

– 1 cucharadita de bicarbonato

– 3/4 de cucharadita de sal

– 40 gr de cacao puro en polvo

– 350 gr de harina

– 250 gr de azúcar

Empezamos con el paso a paso!

– Primero de todo como siempre precalentamos el horno, esta vez a 175º.

– Yo he usado tres moldes de 18cm de diametro. Con papel de hornear en la base, se engrasa bien todo el molde.

– Tamizar la harina, el azúcar, el bicarbonato, la sal y el caca en polvo. Reservar.

– Mezclar el aceite, el buttermilk, los huevos, el colorante, el vinagre y el extracto de vainilla.

Red Velvet

Red Velvet

– Añadir en tres veces los ingredientes secos a los líquidos, sin mezclar en exceso, simplemente hasta que estén bien integrados todos los ingredientes.

Red Velvet

– El reparto de la masa en los tres moldes ha de ser lo más equitativa posible. Yo pesé el total de la masa y luego lo repartí (lo mejor que pude) en los moldes.

– Horneamos durante 25-30 minutos, como siempre antes de retirarlo comprobamos con un palillo que estén bien horneados, si sale húmedo los dejaremos horneando durante 5 minutos más y volvemos a comprobar.

– Dejamos enfriar dentro del molde durante 10 minutos, antes de desmoldar. Dejaremos enfriar los bizcochos sobre una rejilla durante 45 minutos aproximadamente. Para que la miga se asiente, envolvemos en papel film los bizcochos (separados) y los dejamos toda la noche en la nevera.

Ingredientes para la crema de queso:

– 400 gr de queso crema

– 125 gr de mantequilla a temperatura ambiente

– 350 gr de azúcar glasé

– 2 cucharaditas de extracto de vainilla

– 2 cucharadas de colorante blanco (opcional)

Mezclamos todos los ingredientes hasta que obtengamos una crema uniforme.

Para montar el layer cake, yo lo hago directamente en el stand en el que lo voy a presentar, porque no tengo stand giratorio para preparar este tipo de cakes.

Montarlo es más sencillo de lo que parece. Lo primero que tenemos que hacer es quitarle los “picos” a los bizcochos, con un cuchillo los dejamos planos. Esto que se quita yo lo guardé para decorar después el cake.

Empezamos poniendo el primer bizcocho en el stand y le añadimos encima un par de cucharadas de la crema de queso y alisamos, ponemos el segundo encima y repetimos. Lo mismo con el tercero. Ahora que ya tenemos los pisos montados hay que cubrirlo con la crema de queso por fuera, intentando que quede lo más liso posible.

Yo hice migajas los picos que había cortado de los bizcochos y estas las espolvoré por encima de la crema de queso.

Red Velvet

Y el Layer Cake ya está listo para servir.

 

Elena!

Anuncios
0

Hummingbird Cake o Tarta de Colibrí

 

Tanto para mi, como para algunos de vosotros, el origen y la historia de este bizcocho seguirá siendo todo un misterio. He buscado y rebuscado información sobre este, pero no he contrado casi nada y las pocas cosas que he encontrado son totalmente opuestas que no se a que hacer caso. La cuestión, independientemente de cual sea su origen, es que este bizcocho está riquísimo. Lo he hecho en más de una ocasión y la verdad es que ha gustado mucho a todos.

La receta la saqué del maravilloso blog de Bea, El Rincón de Bea, y estoy segura que si no fuera por ella, nunca hubiera descubierto esta receta.

Sin más, paso a detallar los ingredientes y los pasos a seguir:

– 225 gr. harina
– 1 cucharadita canela
– 1/2 cucharadita de bicarbonato
– 1/2 cucharadita sal
– 50 gr. nueces muy picadas
– 50 gr. coco rallado
– 100 gr. azúcar blanquilla
– 100 gr. azúcar moreno
– 1 huevo más 1 yema
– 155 gr. piña al natural escurrida
– 3 plátanos hechos puré
– 125 gr. aceite de maíz
– 1 cucharaditade extracto de vainilla

Empezamos precalentando el horno a 175º y engrasando nuestro molde elegido. Yo lo hago con aceite de maíz y harina.

Picamos las nueces bien picadas, pero sin llegar a hacerlas polvo.

Trituramos el plátano y la piña hasta hacerlos puré y reservamos.

Tamizamos la harina, el bicarbonato, la sal, la canela, el coco y las nueces y reservamos.

Batimos el huevo y la yema con los dos tipos de azúcar hasta que el azúcar se haya disuelto.

 

 

 

Incorporamos el aceite, extracto de vainilla y el puré de plátano y piña y batimos hasta conseguir una mezcla homogénea.

 

Le añadimos en dos veces la mezcla de harina que habíamos reservado, sin excedernos en ello. Si fuera necesario lo podríamos terminar a mano.

Vertemos la mezcla en el molde de loaf y horneados durante aproximadamente 45-50 minutos.

Antes de retirarlo del horno comprobaremos que esté listo insertando un palito en el centro, si este sale seco ya estará listo, sino lo dejamos 5 minutos más.

Dejamos enfriar dentro del molde y sobre una rejilla durante unos 5 minutos. Después desmoldaremos y dejaremos enfriar por completo sobre una rejilla.

 

 

Buen provecho!

 

Elena

 

Estándar
2

Victoria Sponge Cake

Desde que vi en la web de Comparte Postres el Victoria Sponge Cake de Dwaitt, me obsesioné con él. Supe que tarde o temprano lo tendría que hacer.

Este bizcocho tiene su origen en Inglaterra, allí es conocidísimo, vendría a ser el bizcocho de iogurt de aquí. El típico que toda madre (o no madre) sabe hacer y que está presente en las fiestas de cumpleaños de sus hijos.

Pues bien, pese a ser un bizcocho clásico (no me gusta nada la repostería clásica) este me ha encantado. El bizcocho es muy esponjoso para nada seco, y el toque de la nata y la mermelada le da un contraste estupendo.

Para más detalles solo tenéis que poneros manos a la obra 😉

Esta receta la saqué del libro The Primrose Bakery Book.

Ingredientes:

– 210 gr de harina

– 225 gr de azúcar

– 25 gr de harina de maíz (Maicena)

– 1 cucharadita de levadura

– 1 cucharadita de extracto de vainilla

– 225 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente

– 4 huevos L

– 3 cucharadas de leche

Antes de empezar preparamos los moldes. La receta está pensada para dos moldes redondos de 20 cm pero los que yo tengo son de 18, con lo que me quedaron más altos de lo que deberían, pero no por ello peores.

Engrasamos bien con aceite los dos moldes y ponemos papel de hornar en la base de cada uno de ellos.

Precalentamos el horno a 180º.

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que se haya formado una mezcla homogénea.

Sin dejar de batir añadimos uno a uno los huevo, sin añadir el siguiente hasta que el primero se haya incorporado por completo.

Agregamos la cucharadita de extracto de vainilla.

Tamizamos la harina, con la levadura y la harina de maíz. Y la incorporamos a la mezcla de la mantequilla en dos veces, alternando con la leche.

Ya tenemos la masa lista, ahora la colocaremos en los moldes intentado repartirla de la mejor manera en los dos moldes.

Horneamos durante aproximadamente 25-30 minutos, insertando un palillo antes de retirarla del horno.

La dejamos enfriar un poco en los moldes durante 5 minutos. Desmoldamos y dejamos enfriar por completo.

Mientras tanto vamos preparando el relleno:

Ingredientes:

– 3 cucharadas de nata montada (200 ml aproximadamente)

– 3 cucharadas de meremlada de frambuesa (u otro sabor)

Como podéis imaginar es muy sencillo, lo único que tenemos que hacer es montar la nata.

Cuandolos bizcochos hayan enfriado colocamos una capa de mermelada en el bizcocho que hará de base (si es necesario cortaremos con un cuchillo lo que nos sobre para dejarlo liso). Y después colocamos la capa de nata montada. Tapamos con el bizcocho superior y espolvoreamos azúcar glasé para decorar.

En mi opinión me pasé un poco con la nata, ya que al cortarlo y comerlo se salía por los lados, pero creo que lo volería a hacer igual.

Como habéis visto es una receta muy sencilla y sobretodo con grandes resultados, en mi casa no duró ni 24 horas…

También se puede utilizar utilizando un solo molde y luego cortando el bizcocho en dos partes, cuestión de gustos y de recursos.

Espero que os haya gustado.

Elena

Estándar
6

Loaf de manzana

Me encantan los loaf! Lo tengo claro. Es un bizcocho con una forma muy sencilla y nada espectacular pero todos los que he hecho me han dado muy buenos resultados, así que yo los recomiendo hacer a todos.

Este es el favorito de mi madre. Bueno, la verdad es que a ella le encanta cualquier bizcocho que sea de manzana y este no iba a ser una excepción.

Es un clásico, la verdad, pero no por ello esta menos bueno.

Ingredientes:

– 125 gr de mantequilla a temperatura ambiente

– 225 gr de harina

– 1 cucharadita de bicarbonato

– una pizca de sal

– 175 gr de azúcar

– 2 huevos L

– 2 manzanas (1 cortada a trocitos pequeños para el bizcocho y la otra como queramos para decorar)

– 2 cucharaditas de mermelada (del gusto que queramos, yo usé de fresa)

Precalentamos el horno a 190º.

Mezclamos la harina, la sal y el bicarbonato con la mantequilla hasta conseguir una masa homogénea.

Incorporamos el azúcar y los huevos y seguimos batiendo.

Añadir las manzanas que hayamos cortado a trocitos pequeños y lo mezclamos bien a mano con una espátula.

Vertemos la mezcla en el molde loaf previamente engrasado con aceite y enharinado. Y colocamos la manzana que hemos guardado para decorar sobre la masa y horneamos durante una hora. Antes de retirar el bizcocho del horno lo pinchamos en el centro con un palillo y si este sale limpio el bizcocho ya estará listo, sino lo dejamos unos 5 minutos más.

Lo dejamos enfriar durante 10 minutos en el molde mientras tanto ponemos las dos cucharadas de la mermelada elegida en un vaso y calentamos durante 30 segundos en el microondas para que la podamos manejar mejor. Después desmoldamos el loaf y lo colocamos sobre una rejilla para dejarlo enfriar por completa. A continuación (no es necesario que el bizcocho esté frío) pintamos sobre las manzanas el bizcocho con la mermelada y ahora si dejamos enfriar en la misma rejilla el bizcocho.

Buen provecho!!

Elena

Estándar
5

Bundt de limón

Hola a todos de nuevo!

Los bizcochos de limón nunca han sido mis favoritos, y si he de decir la verdad esta receta no la hice con la convicción de que sería uno de esos bundts “espectaculares”, pero me apetecía mucho hacerla dado que el ingrediente principal sería el limón. Pero no unos limones cualquiera, sino que serían los limones del huerto de mi padre.

¿Que mejor para hacer un bizcocho de limón que hacerlo con limones “caseros” y además recién cogidos? Pues eso, que con los limones recién arrancados del árbol me puse manos a la obra con este bundt y que os puedo decir del resultado? Pues que entre la mezcla de los buenos ingredientes y que la receta es de la colección del nuevo libro de Primrose Bakery, no podía ser mejor. Un bizcocho muy esponjoso con un sabor muy intenso a limón. Sin duda esta receta la repetiré en breve.

Y ahora vamos a ello:

Ingredientes:

– 155 gr de harina todo uso

– 1 cucharadita de levadura

– 155 gr de azúcar blanquilla

– 20 gr de harina de maíz (Maicena)

– 155 gr de mantequilla a temperatura ambiente

– 3 huevos

– ralladura y zumo de un limón

Precalentamos el horno a 180º.

Tamizamos la harina con la levadura y la harina de maíz y reservamos.

Mezclamos el azúcar con la mantequilla con una batidora eléctrica durante unos tres minutos aproximadamente.

Creo que todavía no lo he dicho, pero para conseguir que la mantequilla esté a temperatura ambiente o estilo pomada, ahora en invierno lo que hago es meterla en el microondas durante unos 25-30 segundos. En verano con dejarla fuera de la nevera entre 30-45 minutos antes de usarla es suficiente.

Seguimos.

Añadimos los huevos, uno a uno, sin incorporar el siguiente hasta que el primero se haya integrado por completo. E incorporamos también el zumo y la ralladura del limón.

Esta mezcla será muy líquida.

Incorporamos poco a poco la harina mientras se bate a velocidad baja.

Vertemos la mezcla en el molde bundt previamente engrasado con aceite y enharinado y lo horneamos durante 35-40 minutos. Antes de retirarlo del horno comprobamos que esté listo insertando un palillo en el centro. Si este sale limpio el bundt está listo. Sino lo dejamos unos 5 minutos más.

Lo dejamos enfriar dentro del molde durante 5 minutos. Le pasamos por los laterales la punta de un cuchillo y lo desmoldamos con cuidado. Lo dejamos enfriar sobre una rejilla hasta que esté frío por completo.

Ahora lo podemos servir así o si queremos darle un toque más a limón podemos preparar la mezcla que señalan el el libro para repartir sobre el bundt.

Ingredientes:

– zumo de dos limones

– 160 gramos de azúcar

Mezclamos los ingredientes y con una cuchara lo repartimos sobre el bundt. El zumo de limón lo absorverá el bizcocho y el azúcar (con sabor a limón) se quedará encima.

Si lo hacéis seguro que os acaba sorprendiendo su textura y su sabor intenso.

Elena

1

Loaf de plátano y nueces

Hola de nuevo!

En esta segunda entrada traigo una receta sacada de la que es para mi la Biblia de la repostería, The Williams-Sonoma Baking Book. Es un libro de recopilación de las mejores recetas de Williams-Sonoma. Me ha costado mucho elegir la receta dado que el libro tiene más de 350, pero después de darle muchas vueltas al final la encontré. Por supuesto no será la única receta que haga de este libro, de echo tengo el libro lleno de post-it con recetas pendientes. Ya os iré informando.

Después de probar este estupendo loaf, no tengo más que buenas palabras para describirlo. El bizcocho es muy suave y húmedo, crujiente por el azúcar moreno que se le pone por encima, pero muy esponjoso por dentro. A mi me ha encantado, creo que lo voy a marcar como uno de mis favoritos.

Y sin entretenerme más os paso a detallar la receta.

Ingredientes:

– 90 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente

– 250 gr de azúcar blanquilla

– 3 plátanos (280 gr) muy maduros hechos puré

– 3 huevos

– 125 ml de buttermilk

– 315 gr de harina todo uso

– 1 cucharadita de bicarbonato

– 1 cucharadita de levadura

– 1 cucharadita de nuez moscada

– 1/2 cucharadita de sal

– 90 gr de nueces picadas a trozos pequeños

Precalentamos el horno a 180º. Y engrasamos un molde con mantequilla o aceite y lo enharinamos ligeramente. Los ingredientes de esta receta están pensados para un molde de 23 x 13 cm.

Empezamos batiendo la mantequilla con el azúcar hasta conseguir una mezcla de color casi blanco y esponjosa.

A continuación añadiremos los huevos. De uno en uno, pero sin incorporar el siguiente hasta que el anterior se haya integrado por completo.

Añadimos ahora el puré de los plátanos y el buttermilk. La mezcla que tendremos ahora será muy líquida.

En un bol tamizamos la harina, el bicarbonato, la levadura, la nuez moscada y la sal. Incorporamos poco a poco esta mezcla a la del huevo, azúcar, mantequilla y buttermilk; batiendo lo suficiente hasta que se haya incorporado por completo.

Añadimos las nueces y a mano mezclamos la masa hasta que quede una mezcla homogénea.

Colocamos la masa en el molde, ponemos una fina capa de azúcar moreno por encima y con un cuchillo hacemos una pequeña incisión por la superficie del bizcocho. Horneamos durante 50-55 minutos. Antes de sacarlo del horno insertamos un palillo en el centro del bizcocho, si este sale seco significa que ya está listo. Si sale húmedo lo dejaremos horneando durante 3 minutos más y repetimos la operación.

Lo dejaremos enfriar cinco minutos dentro del molde. Después pasaremos un cuchillo por los filos del molde, desmoldaremos y dejaremos enfriar sobre una rejilla hasta que se haya enfriado por completo.

Como mi molde es un poco más pequeño me sobró masa e hice unas pocas cupcakes (8 para ser exactos). En este caso horneé la masa durante 14 minutos. Os dejo la única foto que he podido sacar, han volado.

Espero que os guste!

Elena